LA GILERA RSA 250  DE 2008, CON LA QUE FUE CAMPEÓN DEL MUNDO EL PILOTO DE CORIANO ENTREGADA A LA FUNDACIÓN MARCO SIMONCELLI

LA ENTREGA AL PADRE DE MARCO, PAOLO SIMONCELLI, TUVO LUGAR EN LA DIVISIÓN DE COMPETICIÓN DE NOALE.

Noale, 24 Julio 2012 – En los cuarteles generales del departamento de competición de Aprilia, la Gilera RSA 250 con el dorsal 58, la moto con la que Marco Simoncelli se proclamó campeón del mundo de 2008, fue entregada en mano a su padre, Paolo Simoncelli.

El inolvidable Marco Simoncelli “Sic” para los aficionados al motociclismo, ganó notoriedad desde 2002 con su particular estilo de pilotaje y simpatía, características que le hicieron famoso entre sus seguidores. El título mundial de 250 c.c. fue el colofón a una excitante carrera deportiva en la que siempre destacó tanto por su carisma personal como por su rendimiento deportivo.

“Marco es una importante parte de la historia de Aprilia y de todo el Grupo Piaggio en general”,  indicó en el acto Luigi Dall’Igna, Director Técnico y Deportivo de la División de Aprilia Racing, “con nosotros, con la Gilera 250, ganó el Campeonato del  Mundo y enfervorizó a millones de aficionados, librando increíbles carreras que quedaron marcadas para los anales de la competición y también de los corazones de todos aquellos que le conocieron de una u otra forma y que tuvieron la suerte de trabajar con él. Marco fue un buen corredor, tenaz y valiente, pero en nuestros corazones siempre será recordado como el niño que con su sola presencia en los boxes de los grandes premios era capaz de hacer sonreir a todo el mundo”.

También estuvo presente en el acto Aligi Deganello, jefe del equipo de “Sic” en la temporada 2008 del campeonato del mundo: “La Fundación es el mejor camino para recordar a Marco, un tipo que sabía que él tuvo suerte y quizás por eso trató de ayudar el menos afortunado. Ver esta moto me produce un extraño efecto pues me recuerda con que fuerza y ganas y con qué alegría trabajamos en el Campeonato del mundo para que Marco fuese campeón del mundo”.

La Fundación Marco Simoncelli fue creada con la intención de realizar acciones humanitarias para los más necesitados, especialmente los más jóvenes y cuyo objetivo es demostrar tal cual hizo Marco de sincero embajador, que el deporte promueve una serie de importantes valores para la sociedad.

“Otro día muy especial, otro gesto que cala en el corazón de nuestra familia y que hizo la persona más feliz a Marco el 20 de octubre de 2008, la moto con la que su sueño se hizo realidad -dijo Paolo Simoncelli – recuerdo que en la escuela primaria siempre decía que un día sería campeón del mundo. Esa frase aparece en muchas páginas de su diario y el equipo Metis Gilera, hizo que ese sueño fuese realidad. Como entonces, muchas gracias Aprilia”.